viernes, febrero 15, 2008

Otra que social media

Dos cositas interesantes que vi en Current:

-Un videoclip interactivo de Arcade Fire. Solo hay que hacer clic todo el rato donde a uno le parezca.
-Un videoclip de una canción de los Shins en vivo, hecha con los videos grabados por los asistentes.

domingo, febrero 10, 2008

Apuntes sobre el soundtrack de Juno


1. Como toda película independiente norteamericana respetable, Juno tiene una banda de sonido independiente y respetable. En este caso, centrada en el subgénero anti-folk, que cuadra muy bien con el espíritu del personaje principal. Podría decirse, incluso, que Juno es el equivalente cinematográfico del anti-folk, un movimiento cuya táctica expresiva consiste en practicar la ingenuidad a tal extremo que termina por resultar sospechosa.

2. De manera similar a lo que ocurre con Once, Juno puede gustar o no, pero no cabe duda de que estos films de bajo presupuesto logran captar ciertos momentos en la vida de los músicos, aficionados o profesionales, con una intensidad que no está al alcance de los grandes estudios. En el caso de Juno, es impecable la selección de gustos musicales de la adolescente protagonista, estrictamente delimitados (con pasión adolescente) por el glam-rock de Moot The Hoople y el punk de Iggy Pop, Patti Smith y los Ramones, así como las preferencias del ex telonero de los Melvins devenido compositor de jingles (Sonic Youth versionando a los Carpenters).

3. Nueve de los 19 tracks de la banda sonora son obras firmadas o interpretadas por la ex Moldy Peaches Kimya Dawson, que debe estar aún recuperándose de la sorpresa de que, gracias a la película, este álbum haya alcanzado el primer puesto en Billboard, cuando el resto de su obra, sea con Adam Green o a solas, ha transcurrido en una considerable intimidad.

4. La crítica más evidente del anti-folk es que sus proponentes, en realidad, no saben cantar ni tocar. Juno incluye dos versiones de Anyone Else But You, de los Moldy Peaches, primero a cargo de la propia banda y luego por la pareja protagonista (Michael Cera y Ellen Page). Escuchar una después de la otra permite comprobar que hay que saber no saber cantar y tocar.

Vampire Weekend


Hace ocho meses John Darnielle los recomendaba de la nada en su blog; ahora, su primer videoclip tiene casi un millón de clics en YouTube, mientras que el de Darnielle y sus Mountain Goats (fantástico, claro, con su recurso de fuga hacia adelante, vistiendo dignamente la camiseta que dice que "lo mejor de los Mountain Goats son las letras") apenas llega a los cinco mil. (Debe constar que aquellos llevan un mes, y estos, una semana.)

En todo caso, Vampire Weekend, a quienes empecé a escuchar en MySpace tras la recomendación de Darnielle, acaban de lanzar su primer álbum y son ahora mismo sensación en Nueva York, como lo fueron los Strokes hace tres o cuatro años. El tiempo dirá o nos hartaremos de ellos, pero el disco, que descansa bajo la larga, larguísima sombra de Paul Simon (y Talking Heads, Kinks, Specials...) es encantador.

viernes, febrero 08, 2008